Inicio

Embarazo inseperado

Resumen de noticias

Mujer Nueva
Conexion entre el aborto y el cáncer de seno


El cáncer de la mama ha alcanzado proporciones alarmantes en EE.UU. En 1973, cuando se legalizó el aborto en todo el país, alrededor de 85 mujeres de cada 100,000 sufrían esta terrible enfermedad. Para 1983 la proporción había aumentado a 95 de cada 100,000. Hoy en día es más de 110 de cada 100,000. Cada año alrededor de 182,000 mujeres reciben este temible diagnóstico. Este tipo de cáncer también está aumentando en el mundo entero.

Los científicos han podido identificar muchos de los factores de riesgo asociados con el aumento del cáncer del seno, tales como el tipo de alimentos que se consume y los desórdenes genéticos. Pero el 60% de dicho aumento había sido, hasta hace poco, un misterio para los investigadores. Sin embargo, estudios recientes de gran reputación han encontrado una tasa más elevada de este tipo de cáncer entre las mujeres que han abortado su primer bebé durante el primer trimestre. Joel Brind, Ph.D. ha señalado que no se trata de una mera conexión estadística, sino que se apoya en datos biológicos y endocrinológicos.

Fuente: The Catholic World Report, marzo, 1991; Sisterlife, primavera, 1994; Judie Brown, Communiqué, noviembre 12, 1993.

El aborto duplica el riesgo de cáncer de mama.

El pasado 4 de diciembre del 2001, un grupo de científicos británicos declaró que las mujeres que se han hecho practicar un aborto son el doble de propensas de contraer el cáncer de mama. El estudio se llevó a cabo en Gran Bretaña, Finlandia, Suecia y la República Checa, y demostró un vínculo directo entre el aumento de casos de cáncer de mama y el aumento del aborto desde que éste ha sido legalizado.

La investigación fue realizada por la Populations and Pensions Research Institution (Institución para la Investigación de las Poblaciones y las Pensiones), un grupo de especialistas en estadística. El grupo ha observado que hasta un 50% de los casos de cáncer de mama de los próximos 26 años en Inglaterra y Gales serán "atribuibles al aborto".

El Profesor Joel Brind, docente de la Universidad de la Ciudad de Nueva York y director del Breast Cancer Prevention Institute (Instituto para la Prevención del Cáncer de Mama) en Nueva York, fue el que lanzó el estudio. Brind aseguró que la investigación se caracterizó por un impecable rigor científico.

Brind también afirmó que "las mujeres corren el riesgo [de contraer esta enfermedad] y en realidad no lo saben". El científico continuó diciendo: "El hecho de hacerse practicar [un aborto] una sola vez provoca un aumento, que se puede calcular, del riesgo de contraer cáncer de mama. Estamos hablando de miles de casos de cáncer de mama durante los próximos 20 años. Se trata de unas cifras muy sombrías."

Patrick Carroll, investigador y autor, dijo que se estima que el número total de casos de cáncer de mama será, en el 2023, superior al doble de lo que fue en 1997. Es decir, según este experto, los casos aumentarán de 35,110 en 1997 a unos 77,000 para el 2023. El investigador añadió que este aumento ocurrirá, en su mayor parte, debido a los abortos practicados en mujeres que todavía no han tenido o no habrán tenido un bebé. Y concluyó diciendo: "La incidencia de cáncer de mama ha aumentado...paralelamente al aumento de las tasas de aborto. No hay duda de que se trata de una relación de causa y efecto".

Este estudio viene a añadírsele a una veintena de otras investigaciones científicas que han llegado a la misma conclusión: existe un vínculo entre el aborto y el cáncer de mama. Visite la página web de VHI para obtener más información al respecto en:

http://www.vidahumana.org/temas/aborto-cancer-pildora.html

http://www.vidahumana.org/temas/aborto-cancer.html

Fuentes: "British Scientists: Abortion Doubles Breast Cancer Risk," The Age (Inglaterra), 4 de diciembre del 2001; The Pro-Life Infonet infonet@prolifeinfo.org. Citados en Global News Report, Human Life International, 10 de diciembre del 2001 hli-enews@hli.org.

El Síndrome de Asherman

Durante mucho tiempo se han pasado por alto los efectos o complicaciones que el aborto causa en la salud femenina. Sin embargo, este tema actualmente se está planteando más seriamente.

Una complicación del aborto es el Síndrome de Asherman. Este síndrome se reconoce por la aparición de adherencias de tejido dentro del útero, que producen síntomas clínicos tales como anormalidades menstruales, infertilidad y abortos espontáneos frecuentes.

Una de las principales causas del Síndrome de Asherman es el aborto de dilatación y curetage (comúnmente conocido como D&C). La incidencia del Síndrome de Asherman debido al D&C se hace más pronunciada si existe una infección o ésta se desarrolla después de la operación.

Aunque no se conoce totalmente cómo el Síndrome de Asherman afecta la fertilidad, algunas explicaciones indican lo siguiente: las adherencias del tejido impiden que el embrión se implante en la pared uterina, lo cual trae como consecuencia que la implantación se realize en el cuello uterino o en las trompas de Falopio (embarazo ectópico) y/o que ocurra un aborto espontáneo.

Existe evidencia de que los embarazos ectópicos pueden estar relacionados con los abortos inducidos, con el Síndrome de Asherman o con el tratamiento de este último a través del dispositivo intrauterino. Obsérvese que el tratamiento final de los embarazos ectópicos es usualmente una histerectomía total (extirpación del útero). Así, un aborto inducido por D&C puede traer a largo plazo una complicación como el Síndrome de Asherman, teniendo como consecuencia un embarazo ectópico y finalmente una histerectomía total con la consiguiente pérdida de la fertilidad.

Por lo tanto, al menos una posible complicación para una mujer que se practique un aborto inducido a través del método del D&C es el Síndrome de Asherman, el cual puede llevar a la infertilidad. (Es importante resaltar también que el D&C es una de las técnicas de aborto legal mayormente usadas.)

Esta información debe ser añadida al debate en torno al aborto. Las mujeres que están pensando practicarse un aborto deben ser informadas de las posibles complicaciones del Síndrome de Asherman y de sus efectos de infertilidad.

FUENTES: Klein, S.M., García, C.R., "El Síndrome de Asherman: una crítica y revisión actual," Fertile Sterid. 24,9, 1973, pp.722-735; Shingawa, S., Nagayama, M., "Embarazos cervicales como una posible secuela de abortos inducidos. Reporte de 19 casos," American Journal of Obstetrics and Gynecology 105,2, 1969, pp.282-284; Dicker, D., Feldberg, D., Samuel, N., Goldman, J.A., "Etiología de embarazos cervicales: conexión con el aborto, patología pélvica, dispositivos intrauterinos (IUDs), y el Síndrome de Asherman," Journal of Reproductive Medicine 30, 2, 1985, pp.25-27; Henshaw, S.K., Koomin, L.M., Smith, J.C., "Characteristics of U.S. Women Having Abortions, 1987," Family Planning Perspectives 23, 2, 1991, pp.75-81.
Tomado de "El Síndrome de Asherman: una consecuencia del aborto"

 

2004® Prohibida su reproducción parcial o total sin previa autorización.
Lee las políticas de privacidad.